Remigio, un rincón con vida

Hostal Remigio Antigua

Lo quiera o no, la misión del tiempo es dejar de manera inexorable tras su paso recuerdos y retazos de historia. También rincones que de una u otra manera llegan a formar parte de nuestras vidas, y como no, de las vidas que el tiempo puso en ese mismo lugar antes que a nosotros. Lugares que se convierten en únicos gracias al incansable caminar del tiempo dejando su huella en los recuerdos, la historia y en la vida.

Y eso lo saben bien las paredes, las mesas y la cocina del Hostal Restaurante Remigio. Aunque como ocurre cuando el tiempo juega sus cartas este emblemático rincón de Tudela cambió de nombre y de propietarios. Pero lo que nunca ha abandonado, por mucho que el tiempo insista, ha sido su esencia. Una atmósfera de la que solo puede dejar marca los años y que aun flota y se puede respirar en nuestros días. Esa es la magia. Ese es el misterio.

Y como todo tiene un principio, la historia del Hostal Restaurante Remigio comenzó en el siglo XIX. El año, 1839. Don Julián Pelairea y su esposa Doña Martina Zunzarren compraron esta casa en Tudela que se convertiría en la Posada Pelairea. Posada familiar y que pasó de padres a hijos. Al igual que el tiempo, las personas también viajan, y en 1864 el gran poeta romántico Gustavo Adolfo Becquer visitó la posada en su camino hacia Veruela. A día de hoy aun revolotea un halo de ese romanticismo tardío en los salones de este Hostal Restaurante que fue posada. Y también Fonda. En 1905 Don Remigio González comienza a regentar el establecimiento, conocido entonces como Fonda Europa. A principios del siglo XX ,y ya como hotel, se empezó a llevar a cabo la actividad de distribución y exportación de verduras, seña de identidad gastronómica de Tudela y la Ribera de Navarra de las que el Hostal Restaurante Remigio es orgulloso embajador. A día de hoy aun se pueden disfrutar en su salón principal de las maderas artesanalmente trabajadas que en 1936 se trajeron de un restaurante de San Sebastián. Y poco a poco, año a año, el tiempo nos va acercando hasta nuestros días.

Es en 1963 cuando la familia Salcedo-Zabalza se hacen cargo del Hostal Restaurante, ya si, Remigio. Familia de tradición hostelera ya que poseían el conocido Restaurante Choco. Y desde esos tempranos sesentas ya van tres generaciones, ahora Salcedo-Irala. Respetando un ideal. Abriendo sus puertas para que todo el mundo pueda disfrutar de la gastronomía de una tierra y de alojarse en el salón de Tudela. Creciendo sin olvidar las raíces. Sin temer el paso del tiempo, por que en eso consiste la vida, porque eso nos hace aprender y más grandes, porque eso marca nuestros recuerdos y ser un retazo de la historia. Un rincón con vida.

Pasen y disfruten del tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest